¿Sabrías explicar en qué consiste la energía solar térmica y cuáles son sus principales ventajas? Si estás interesado en este tema, te invitamos a que prestes atención a este nuevo post de nuestro blog que hemos preparado para ti. ¿Preparados? ¡Pues comenzamos!

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la energía de los rayos solares para producir calor que puede ser posteriormente usado para la producción de agua caliente en los hogares.

Para que podamos valorar esta posibilidad, hay que tener presente que alrededor del 20% del consumo energético de una vivienda corresponde al calentamiento del agua sanitaria. Por lo tanto, apostar por una alternativa más ecológica, que reduzca costes y que reduzca las emisiones de CO2 puede ser muy interesante.

La energía solar térmica se usa actualmente en hogares, pero también para el calentamiento de calefacción, piscinas y también hospitales. Entre sus principales ventajas, hay que destacar que estamos ante una fuente inagotable de energía que permite el calentamiento sin la necesidad de que intervenga ningún combustible.

Principales componentes de una instalación de energía solar térmica

Los elementos básicos que compondrán una instalación de estas características son los siguientes:

– Paneles solares: Encargados de captar la radiación solar y calentar el fluido caloportador que hay en su interior. Existe un buen número de opciones en la actualidad.

– Circuito hidráulico: Será cerrado y se encargaré de transportar el fluido calentado en los paneles solares.

– Intercambiador de calor: En una instalación de estas características, se debe ceder al agua el calor transportado empleando un intercambiador de calor. Pueden ser externos o internos.

– Acumulación solar: Para no desaprovechar la energía creada, se instala un sistema de acumulación de agua caliente para que pueda ser usada en el momento necesitado.

– Bombas circuito solar primario: Son necesarias para poder mover los caudales de fluido necesarios.

– Energía auxiliar convencional: Se trata de un sistema de apoyo para casos en los que exista baja radiación térmica o una alta demanda en el consumo del hogar.

 

Existen dos formas principales de aprovechamiento directo de la energía solar: mediante Instalaciones Solares Térmicas (IST) y mediante Instalaciones Solares Fotovoltaicas (ISF).

Instalaciones Solares Térmicas (IST):

Instalación solar térmica en una comunidad de vecinos - Termicalia - Especialistas en mantenimientos de instalaciones de energía solar, térmicas y fotovoltaicas en la Comunidad de Madrid - 054

Las IST utilizan la radiación solar para calentar agua o algún otro tipo de fluido al que obligamos a atravesar el captador solar térmico. La energía que recibe ese fluido se utiliza para necesidades térmicas del hogar como son el agua caliente sanitaria (ACS) o la calefacción.

También, a mayor escala, las centrales solares térmicas utilizan IST para aumentar de presión y temperatura un fluido caloportador que se dirige posteriormente a una turbina para la generación de energía eléctrica.

La Unión Europa ha establecido en las últimas décadas todo tipo de directivas de fomento de las energías renovables, entre ellas la energía solar. Los países miembros han trasladado dichas directivas a planes generales de fomento y apoyo a las energías renovables que en mayor o menor medida han ayudado a que las instalaciones solares resulten cada vez más familiares.

Es por ello que probablemente muchos de nosotros tengamos ya algún tipo de instalación solar en nuestras viviendas, aunque muchas de ellas, desgraciadamente, no funcionan correctamente.

Instalaciones Solares Fotovoltaicas (ISF)

Termicalia - Especialistas en mantenimientos de instalaciones de energía solar, térmicas y fotovoltaicas en la Comunidad de Madrid - 044

Las ISF son instalaciones que producen electricidad a partir de la radiación solar y del efecto fotoeléctrico que se origina al impactar los fotones contenidos en la luz solar con el material semiconductor del que están compuestas las celulas fotovoltaicas del captador solar fotovoltaico. Como resultado de esto se genera un desprendimiento de electrones que, debidamente conducidos, producen corrientes eléctricas aprovechables para el consumo eléctrico del hogar.

¿A qué se debe el mal funcionamiento de la energía solar que tengo en casa?

Si se trata efectivamente de un mal funcionamiento, es decir, si la instalación funciona pero no lo hace correctamente o en la medida que cabe esperar de ella, es probable que sea una instalación mal diseñada o que necesite de un pequeño ajuste de control para funcionar óptimamente.

Por contra, si la instalación está parada y no produce energía se debe muy probablemente a que no se ha contratado un servicio de mantenimiento o éste ha sido negligente.

destacados7

Instalaciones con pérdidas innecesarias

Una instalación solar térmica debe hacerse con el mínimo circuito primario y de distribución para evitar pérdidas innecesarias en la transmisión. Es bueno acercar al máximo el volumen de acumulación al campo de captación, para que así el circuito primario sea lo más corto posible y la transmisión del calor generado en los paneles al volumen de inercia sea lo más efectiva y eficiente. Además, es muy importante someter la instalación a pruebas de presión y estanqueidad al menos al triple de su presión de trabajo antes de ponerla en marcha.

Comprar paneles a bajo precio o de baja calidad no abarata el coste de la instalación (en solar, comprar barato es comprar caro)

Comprar los paneles a bajo precio es contraproducente porque un coste bajo de panel representa un rendimiento bajo de panel y un buen rendimiento marca una cantidad mayor de energía obtenida en una superficie de captación igual o menor. Es decir, con menos paneles de mejor rendimiento se obtiene la misma energía que con más paneles de menor rendimiento y además abarata también el coste del depósito, puesto que el volumen de acumulación también puede ser menor al obtener la misma energía con menos paneles.

Mal diseño de la instalación. Los excedentes de calor: poco ahorro y sobrecostes en reparaciones

Un buen diseño previo de la instalación, en función no sólo de la localización y ubicación de las placas (método propuesto por el CTE -Código Técnico de la Edificación-) sino también de un buen análisis previo de los patrones de consumo y del uso que se le va a dar a la instalación, permite un ahorro importante en la inversión inicial, puesto que evita excedentes innecesarios que implican la instalación de elementos añadidos de disipación (aerotermos, radiadores, etc.). Asimismo, un asesoramiento profesional adecuado facilitará el posterior y necesario mantenimiento, ya que no habrá necesidad de reparar y sustituir piezas o elementos que, por un mal diseño, se ven obligados a trabajar a presiones y temperaturas que no les corresponden.

Termicalia

Simplicidad, medio ambiente e independencia energética

Casi toda la energía de que disponemos en el planeta Tierra proviene del Sol. Él es la causa de las corrientes de aire, de la evaporación de las aguas superficiales, de la formación de nubes, de las lluvias y, por consiguiente, el origen de otras formas de energía renovable como el viento, las olas o la biomasa. Su calor y su luz son la base de numerosas reacciones químicas indispensables para el desarrollo de las plantas, de los animales y, en definitiva, para que pueda haber vida sobre la Tierra.

La combustión interna de los gases que contiene (principalmente hidrógeno) provoca la emisión de rayos de luz y energía en todas direcciones del espacio exterior. La propagación de estos rayos en forma de ondas electromagnéticas es lo que conocemos como radiación solar.

Aproximadamente dos terceras partes del total de la radiación solar que llega a las capas altas de la atmósfera se filtra hasta la superficie terrestre. Esa cantidad de energía representa anualmente 5.000 veces el total del consumo energético de la población de la Tierra.

Si tenemos en cuenta que las previsiones actuales apuntan a que en los próximos 6.000 millones de años el Sol tan solo consumirá el diez por ciento del hidrógeno que contiene en su

interior, podemos asegurar que la energía solar es:

  • Una fuente de energía gratuita, asequible a todos y durante un tiempo prácticamente ilimitado. Cualquier particular, cualquier ciudadano puede disponer de la fuente de energía, lo que supone una revolución energética sin precedentes, puesto que desafía la estructuras de poder actuales establecidas entre productores (países miembros de la OPEP, multinacionales contratistas de extracción, empresas distribuidoras, etc..) y consumidores finales.

  • Respetuosa con el medio ambiente porque sustituye a los procesos de generación de energía mediante combustibles fósiles pero, además, porque acerca la central de producción (campo solar del tejado de nuestra casa) con el punto de consumo, evitando así el coste medioambiental de transporte de combustibles fósiles (petroleros, oleoductos, etc…) o de la propia distribución eléctrica (incendios por tendido eléctrico aéreo).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
Urgencias